Skip links

Madrid sufre segunda oleada de contagios

Fuente: Proceso

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este jueves el acuerdo adoptado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que contempla restringir la movilidad en municipios con una tasa de incidencia superior a los 500 casos de covid-19 por cada 100 mil habitantes en dos semanas.

Por tanto, este criterio implica el cierre de Madrid capital y una decena de ciudades de la Comunidad de Madrid, entre ellas Alcorcón, Alcobendas, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, Parla y Torrejón.

La disposición, “de obligado cumplimiento”, contempla también otros parámetros como que se supere el 10% de positivos en los resultados de las pruebas de diagnóstico (PCR) y que la presión hospitalaria en la Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) supere al 35% del comportamiento habitual.

Se fijan una serie de restricciones para la hostelería, como limitar a 50% el cupo, prohibir la atención en la barra de un establecimiento y reduce los horarios de cierre. Las medidas entrarán en vigor a las 0:00 horas de este sábado.

Sin embargo, esta decisión estuvo precedida por una bronca política del gobierno de la Comunidad de Madrid que preside Isabel Díaz Ayuso, con el Ministerio de Salud del gobierno de Pedro Sánchez, que preside Salvador Illa.

El gobierno de Díaz Ayuso pasó en dos días a aceptar inicialmente el acuerdo a rechazarlo y votarlo en contra. Sin embargo, este jueves, una vez publicado en el BOE, la presidenta madrileña aseguró que la cumplirá “de manera estricta”, aunque la llevará a los tribunales, por considerar que no se basa en criterios científicos.

Desde el inicio de la pandemia, Díaz Ayuso ha cambiado de criterio frente a la gestión para atajar los contagios, primero criticando el “estado de alarma” impulsado por el gobierno de Sánchez. Pero cuando la gestión estuvo en sus manos, los resultados han sido desastrosos.

Díaz Ayuso pertenece al equipo más cercano del presidente del Partido Popular (PP), Pablo Casado, ambos muy ligados a la línea política del expresidente José María Aznar y de su Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES). Como oposición, el PP ha tenido una política de golpeteo y bloqueo permanente contra el gobierno de coalición.

De hecho, este think thank ultra-liberal y que se reivindica como los defensores de España, emitió en días pasados un comunicado en el que critica duramente al gobierno de Sánchez por considerar que no ha atajado la pandemia sino que ha perjudicado a la economía, y aprovecha para alabar el papel de Díaz Ayuso frente a la pandemia, pero sin datos ni información que avalen sus consideraciones.

Incluso llega al extremo señalar “el valor simbólico que para la actual formación de gobierno puede tener el que un catalán socialista amenace con ´cerrar´ Madrid”, en alusión al ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Díaz Ayuso asegura que su negativa a pasar de fase en el período de “desescalada” se debía a que no le explicaban los criterios científicos, sin embargo, fue la presidenta la que exigía el cambio de fase porque el gobierno de Sánchez iba a “arruinar a Madrid”.

El Ministerio de Salud esgrimió que Madrid no cumplía los criterios por la alta incidencia de contagios. Sin embargo, Ayuso presentó una demanda ante el Tribunal Supremo por considerar ilegal el confinamiento que el gobierno central le imponía a la comunidad madrileña.

España sufre una segunda oleada del covid-19 luego su proceso de “desescalada”, que concluyó en junio, sin embargo, el número de contagios ha hecho crisis en distintas comunidades y regiones.

Sin embargo, en fechas recientes la región de Madrid se posicionó a la cabeza de la segunda oleada, al tener 108 mil de los 779 mil contagios del país y 8,546 de los 31,973 fallecidos.

Esto orilló a la Comunidad de Madrid a decretar el cierre de 37 zonas de la región, reducir el aforo en la hostelería al 50% y el cierre de parques y jardines infantiles.

La entrada y salida de estas zonas se restringieron salvo para casos justificados relacionados con trabajo, escuela o acudir a centros de salud.

Estas medidas de restricción, que se concentró en los barrios y municipios obreros del sur de la región provocaron una serie de protestas en las zonas afectadas, suyos habitantes claman por la falta de personal en los centros sanitarios y se quejan de un trato discriminatorio del gobierno de la comunidad contra estas áreas más desfavorecidas.

En Vallecas, Carabanchel, Ciudad Lineal, Usera y Vicálvaro hubo concentraciones muy criticas con la gestión de Ayuso y por las cargas policiales que se produjeron en Vallecas con saldo de algunos detenidos. “Más sanitarios y menos policías”, fue el lema de las protestas.

La capital española y la región es la que recopila una mayor virulencia de la enfermedad en los últimos días.

Según información publicada por el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (EDCD, por sus siglas en inglés), España siguió encabezando el índice con 270 contagios, sobrepasando a Francia (151) por más de 100 casos.

La tasa de positivos de covid-19 en el país lleva semanas por encima del 5% que es el umbral que la Organización Mundial de la Salud (OMS) fija como criterio para valorar que la pandemia está bajo control.

Sin embargo, en Madrid se registraba 700.16 casos por cada 100 mil habitantes, más del doble que en Praga (269,52). París registraba a mediados de septiembre 202 casos por cada 100 mil habitantes, de acuerdo al registro de EDCD.

Está muy por encima de los casos de Budapest (185), Bruselas (177) y Ámsterdam (127).

Esto coloca a Madrid con la incidencia más alta no solo de España sino de Europa (dos y medio más alta que la media española). Alrededor de 7 veces más que en la zona de Asturias.

La presión hospitalaria también sigue siendo alta, con 25% de las camas ocupadas, que si bien no es el máximo, pero los profesionales de la salud empiezan a prender los focos amarillos ante el avance.

Aunque el confinamiento planteado no es total, como en el estado de alarma, si reducirá notablemente la actividad.

El Ministerio del Interior viene insistiendo a Madrid la necesidad de aplicar una serie de medidas, pero en el tema han privado los criterios políticos por encima que los epidemiológicos.

El 31 de agosto, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, (el Gatel español) señaló que “una gran parte de los diagnósticos y de las defunciones se deben fundamentalmente a una sola comunidad, la comunidad de Madrid”.

Return to top of page
NOTICIAS COVID-19