Skip links

UNAM y CDMX abren fábrica de mascarillas N95

Fuente: Infobae

Como parte del desarrollo de proyectos para atender la emergencia sanitaria por el COVID-19 el Gobierno de la Ciudad de México, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ATFIL –empresa incubada de la Facultad de Ingeniería–, inauguraron una fábrica de mascarillas N95 –las únicas recomendadas por la OMS–.

De acuerdo con la titular de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI), Rosaura Ruiz Gutiérrez, esta colaboración permitirá contribuir al abastecimiento y protección de los principales hospitales y trabajadores de la salud que atienden a pacientes con esta enfermedad.

“El modelo que estamos presentando en la expectación, es fundamental para proteger al personal de salud, médicas, médicos, enfermeras, enfermeros, que están en contacto con los pacientes que tienen el COVID-19”, comentó.

En abril pasado, el gobierno capitalino presentó una cartera de proyectos a desarrollar a través de la RED ECOs, en colaboración con instituciones públicas y privadas, a fin de atender la emergencia sanitaria.

La fábrica tiene capacidad para producir hasta 40 mil mascarillas diarias, por lo que se espera que para el 31 de diciembre se cuente con 6 mil millones de piezas de dicho insumo.

José Bernardo Rosas Fernández, director general de Desarrollo e Innovación Tecnológica de la SECTEI, dijo que la instalación de maquinaria fue equivalente a 31.5 millones de pesos.

Las mascarillas se componen de cinco capas de protección y filtración “hechas con tela sintética repelente (fibras de poliéster), material termoformable y múltiples capas de polipropileno (alta eficiencia en filtrado)”, mencionó el director.

Para aprobar y rectificar los estándares de calidad, aún se realizan pruebas de penetración “donde se miden la filtración de partículas de cloruro de sodio […] y el análisis por microscopía electrónica de barrido, que muestra la cantidad de gotas salinas que puede atravesar el material, que es menor de 0.5 micromilímetros”, añadió.

Cabe mencionar que la fábrica cuenta con los certificados aplicables para su producción, venta y distribución de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS); así como con el cumplimiento de las normas de México y Estados Unidos.

Por su parte, Luis Agustín Álvarez-Icaza, Secretario Administrativo de la UNAM, quien también funge como corresponsal del proyecto, dijo que la universidad ha brindado acompañamiento técnico, de supervisión y administración para cumplir con los estándares requeridos.

Además, a través de la RED ECOs, se llevan a cabo diversos proyectos tecnológicos como caretas de protección hechas con material de nanotecnología grafeno; cajas de intubación; y la máscara de buceo.

El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, entregó al director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Zoé Robledo, los primeros 20 mil kits de protección para las 17 mil médicas y médicos residentes de esa institución.

A través de una videoconferencia y de manera simbólica, el rector explicó que en total, se entregarán 170 mil equipos, los cuales incluyen cubrebocas, batas, guantes, gafas de protección y caretas lavables.

Estos insumos fueron adquiridos por la Máxima Casa de Estudios con el dinero que obtuvo de la donación que la campaña que la Cámara de Diputados lanzó en conjunto con la Fundación UNAM para apoyar a los residentes.

En el comunicado oficial de la UNAM se informa que, el martes de esta semana, se entregaron 20 mil kits y en el transcurso de la semana se entregarán otros 150 mil para todos los residentes sin importar de qué institución educativa sean alumnos.

El rector Graue subrayó que los residentes son fundamentales en el sistema de salud mexicano y el IMSS es pieza importante en su formación, y celebró el trabajo en conjunto para su protección.

“Nos llegan, además, en un momento bien importante, cuando el Seguro Social ha llevado a cabo la mayor reconversión que haya tenido en su historia”, agradeció Robledo.

Return to top of page
NOTICIAS COVID-19