Skip links

Más de 27 mil contagios y 2,704 muertos en México

Fuente: Forbes (Pilar Llácer)

Según algunas estimaciones de instituciones y expertos, las cifras actuales de desempleo en México se podrían multiplicar en el futuro. Si tu trabajo está en el sector turismo y hostelería o tenías un negocio sin digitalizar, tus expectativas no son nada favorables.

Más allá de tener esperanza en la vuelta a la vida ordinaria y habitual, la que conocíamos y que no sabemos si regresará, todos los trabajadores tenemos que espabilar en esta crisis del COVID-19. Y por espabilar me refiero a avivar y ejercitar el entendimiento y el ingenio y a perder la timidez o la torpeza. Salir del confinamiento al que nos ha sometido este virus, sacudirse la pereza y apresurarse en la realización de nuevos proyectos o en la renovación de los de antes de la crisis.  

Haz lo que tenías que haber hecho hace mucho tiempo. Como adquirir nuevas competencias digitales o construir y reforzar tu marca personal. Pero esto ya no basta ahora, porque el trabajo que hacías, puede que ya no esté o que no encuentres algo parecido o si lo encuentras, que te exija nuevas competencias.  

Con un robot mejor que con una persona 

El COVID 19 acelerará la incorporación de robots en nuestra vida cotidiana y en el mercado de trabajo.  Los “humanistas” emprenderán una dura batalla contra “las máquinas”. Un robot no te va a contagiar, ni se contagia, no tiene que llevar mascarilla, no se queja, siempre llega puntual.  

Por eso, todas las profesiones que impliquen contacto van a quedar maltrechas. Ya hay muchas empresas y pymes internacionales desarrollando robots a precios que sorprenden. Entre algunos de los más comunes, robots de desinfección, de control de temperatura, robots recepcionistas, camareros robots, cuidadores robots para residencias de ancianos y hasta hologramas para multiplicar la “presencia” virtual. 

Este mundo ya ha cambiado, aunque aún no lo veamos y queramos volver a “lo de antes”. Porque como dijo Heráclito: «en los mismos ríos entramos y no entramos, pues somos y no somos los mismos». 

¿Qué hacer con tu trabajo ante esta situación?  

Definir una nueva propuesta de valor, reinvención o invención. Si lo que ofreces ya no se necesita, tienes que pensar en otra cosa, abrir tu mente. Porque nunca te van a contratar si tu experiencia no está demandada o se puede automatizar. Si tu trabajo lo va a hacer un robot o no se va a poder mantener por el COVID-19, deja de lamentarte y comienza a formarte. Y luego, ves más allá y transfórmate en otra profesión. 

La digitalización de las pymes puede ayudar a crear puestos de trabajo, también en sectores como el de la agricultura, que además es sostenible. Además, todos los trabajos relacionados con los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible y la agenda 2030, van a tener muy alta demanda de trabajadores. Nuestro consumo tras el COVID-19 se volverá circular, reaprovecharemos mucho más, y necesitaremos técnicos en esta disciplina.

En definitiva, asume que, si te despiden mañana, has tenido que pensar desde mucho antes a qué te vas a dedicar y formarte. Algo, no sólo que te guste, sino por lo que te puedan pagar y que se necesite. 

Esto va de “reinventarse” y hay ejemplos reales de personas que han pasado de soldador a jefe de taller, de personal de la limpieza a influencer, de azafata/o a asistente de supermercado, de becario a director general. ¿Cómo lo hicieron? Con esfuerzo, arriesgando, formándose y viendo la oportunidad. ¡Ponte a ello!

Return to top of page
NOTICIAS COVID-19